Para finalizar esta saga sobre este interesante tema  que muy gentilmente Daniel nos explica, damos continuidad  nuestra entrega anterior,  hoy en la parte 3  con la explicación sobre los complejos afectivos que pueden sentirse al emigrar…

Los complejos afectivos en el proceso migratorio

Parte 3 – Funcionalidad de los complejos

Los complejos son como heridas sin sanar, y es a través de la confrontación con nuestras heridas de donde emerge nuestro “genio”, es decir, la singularidad que podremos aportar a la comunidad, y que, cuando  la desplegamos, nos permite sentirnos realizados.

Así, es posible identificar  que  el complejo de exaltación o desvaloración de nuestra identidad nacional  pueda tener una funcionalidad ante determinadas circunstancias.

La exaltación e identificación con los  elementos  de nuestra cultura de origen nos puede ayudar a sobrellevar la añoranza y el sufrimiento que nos sobreviene por estar lejos de lo nuestro y  de los nuestros,  mientras nos fortalecemos y adquirimos las herramientas para desenvolvernos en el nuevo contexto.

Como etapa transitoria entonces puede ser considerada como positiva y necesaria, lo negativo seria su enquistamiento, es decir cuando el hecho de aferrarnos tanto a los recuerdos idealizados de nuestro país, paraliza el desarrollo de la personalidad y  nos impide ser permeables a las exigencias dinámicas del lugar de acogida.

 La personalidad como el agua necesita estar en movimiento para estar viva.

Otra lectura posible con respecto a la intensificación de nuestros atributos nacionales es que son una expresión de nuestro proceso de duelo.  Al distanciarnos de nuestro país, nos identificamos e interiorizamos muchos de sus aspectos, así lo podemos reproducir y llevar en nuestro mundo interno.

Por su parte, la exaltación del lugar de acogida y la infravaloración de nuestro lugar de origen, puede ser también una manera particular de realizar el proceso de duelo.  Es más fácil distanciarnos del algo si consideramos que lo que dejamos atrás  no es tan maravilloso  y que  lo actual es mejor que lo anterior.  También nos permite valorar aspectos del nuevo contexto que nos pueden enriquecer y tomar distancia de elementos culturales de nuestro origen con los que ya no nos sintamos cómodos o que consideramos inapropiados.

Muchas gracias por acompañarnos en esta trilogía.

Daniel Ulloa Quevedo

psiquedaniel@gmail.com

No olvides visitar la página de Daniel  donde puedes encontrar más artículos relacionados con la psicología y la migración, haciendo click aquí  y seguirlo en sus redes.


Mi nombre es Daniel Ulloa, nací en Bogotá. Soy Psicólogo especializado en Psicología Clínica y Psicoterapia de orientación Junguiana.  En el año 2003 me fui para Barcelona a especializarme y estuve viviendo allí durante 10 años.

Comencé a trabajar como psicoterapeuta en el 2005 y desde hace 4 años lo hago principalmente a través de Skype con colombianos y colombianas que residen el exterior.  Lo anterior  me ha permitido desplazarme por varios países mientras continuo trabajando.

Desde hace unos meses me encuentro en Medellín con planes de iniciar un viaje de 6 meses por Sudamérica.


Y para ti que vives en el exterior …

¿Que temas te gustaría encontrar en esta sección especial de psicología?

No olvides dejarnos tus comentários!

Opt In Image

Porque sabemos que te gusta estar al día con nuestro blog, inscríbete en nuestra lista de correos donde te enviaremos nuestras últimas entradas, noticias y demás actualizaciones que te interesen!

Ayúdanos a difundir!!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on RedditShare on TumblrShare on VKEmail this to someone