Hacer un doctorado no es una tarea fácil y no hay nadie que te diga como son las cosas en realidad. Uno de los principales problemas siempre es el tema del tiempo. La mayoría de los doctorados aquí en Estados Unidos están estructurados para durar cinco años y cada año tiene sus etapas en las cuáles te sientes tan pero tan presionado, que no sabes como vas a sobrevivir.

Mucha gente termina renunciando o incluso salen del programa porque no son capaces de soportar la presión que conlleva. Para aquellos lectores que aún no conocen bien las idas y venidas del doctorado voy a dar una sencilla explicación de como esta estructurado. Lo primero que deben saber, es que se tienen unas materias base, que son mucho más complejas y requieren mayor atención que las materias en un pregrado.

Luego de la etapa de materias, viene la etapa de especialización e investigación en las cuáles, tomas más materias para entender y afrontar tus problemas de investigación, aprender las técnicas necesarias para resolverlo y también como parte de tu entrenamiento. Finalmente, viene la etapa de proponer y defender tu investigación. Iniciando con una propuesta que se presenta a un comité y para terminar con la presentación final de tus resultados.

Como ven a grandes rasgos, es bastante el tiempo que se invierte en cada etapa, y aunque hay unas más difíciles que otras, cada una tiene sus estragos. Aquí voy a desglosar algunos consejitos que funcionaron para mi en su momento.

Primer año de doctorado

El primer año, debes tomar estas materias base, normalmente cuatro y luego, presentar unos exámenes de calificación del doctorado. Estos exámenes, varían entre carreras, pero la idea general es que te evalúan con respecto a estas carreras base. Lo más difícil de esta etapa es acomodarse a volver a estudiar, a leer libros, artículos y a hacer tareas. Las materias de doctorado requieren bastante dedicación y la ventaja, es que este primer año no tienes tanta carga de investigación entonces se puede conseguir un buen balance. Aquí les dejo un plan para el primer año:

doctorado

Comidas: Es difícil con tanta carga académica poder cocinar todos los días, hacer tareas, organizar tu casa, lavar la ropa y tener una casa limpia. Cocina el fin de semana para varios días. Puedes preparar arroz y mantenerlo en el congelador en bolsitas para cada día. Para acompañar, puedes preparar dos carnes, pollo, pescado o carne y lo mismo, guárdalo en bolsas ziploc y la vas sacando por días. De esta manera, tienes almuerzos para toda la semana. Puedes acompañar con una ensalada o papás. En cuanto a desayunos, yo soy muy simple cereal con leche y banano y lo alterno con café y un sándwich. La cena es a gusto de cada quien pero una ensalada o sándwich puede funcionar. Este paso aplica a todo tu doctorado, aunque se puede relajar en la época de verano donde sólo hay investigación.

Tareas: Ya se que muchos de nosotros dejamos las cosas para última hora pero un doctorado consume la mayoría de tu tiempo y es mejor, hacer las tareas tan pronto nos la ponen. Razones, tenemos la información fresca de la clase y podemos afrontar con mayor facilidad el problema que nos plantean al repasar nuestras notas y los libros. Una táctica puede ser comenzar con las más sencillas y terminarlas y luego pasar a las más complejas. Verás que manteniéndote al día con las tareas y lecturas te van a ayudar a comprender mejor las clases.

Bar Astor Ipanema

Vida social: entre materias e investigación ya es bastante el tiempo que consumes, pero el primer año es en el que tienes mayor tiempo de conocer gente y hacer cosas, luego se va a poner casi imposible. Mi recomendación, tomate al menos un día de descanso y para hacer cosas por ti. Si te gusta ir al cine, a un bar, de paseo, recuerda que tu mente necesita descansar y es importante darnos ese espacio para hacerlo. Además, construir un grupo de apoyo es parte vital para sobrevivir un doctorado y vivir afuera.


Quehaceres de casa:
esta es la parte más difícil, recuerda lavar tu ropa cada dos semanas si te lo puedes permitir,  limpiar tu escritorio y una recomendación para el baño, mantén las cosas de limpieza en la ducha. Puedes echar una limpiadita mientras tomas tu baño en la mañana, no toma más de cinco minutos y ahorras tiempo. En cuánto a la cocina, siempre es útil ir lavando a medida que vamos comiendo, cocinando. Sólo recuerden lo que Ana Cata nos recomienda en este aspecto en sus entradas (Cocina, Casa) son bastante útiles en este caso!

Época de exámenes de calificación

Esta es una etapa dura, mi recomendación es comenzar a estudiar tres o cuatro meses antes y preguntar por los exámenes anteriores; estos te preparan para el tipo de preguntas y te ayudan en la planeación de tu estudio. Durante esta época lo mejor es preparar tus comidas como siempre y dejar un poco de lado la vida social, tal vez una cena o algo relajado, pero esta es tu primera prueba en el doctorado y no quieres echarla a perder. Los quehaceres de casa pueden esperar, siempre y cuando no dejes salir de control tu ropa sucia y los platos para lavar.

Segundo año de doctorado en adelante

Yo soy una persona que le gusta hacer bastantes cosas al tiempo y después del primer año las clases son menos, la investigación más así que las cosas se van poniendo más complicadas y si a eso le sumas las conferencias, los artículos para escribir, etc., te vuelves un ocho. Lo que he aprendido en estos años es que no puedes dejar de lado tu salud mental y emocional. Hacer investigación es difícil, hay días en que nada funciona y te encuentras muchos caminos sin salida. Así que mis sugerencias generales son:

musicConsigue un hobbie: tal vez suene contradictorio, sin tiempo, ¿cómo va a ser posible? Una de las cosas que más me ha enseñado a organizar mi tiempo es tener un hobbie. Si te gusta bailar, el canto, tocar un instrumento, la pintura o la fotografía, hay miles de opciones. Tómalo como una manera de automotivarte y recompensarte por hacer tu investigación. Tu tienes metas claras y objetivos que cumplir en tu trabajo, utiliza tu hobbie como tu recompensa a ese esfuerzo y verás que a pesar de las miles cosas que tienes por hacer, siempre vas a sacar tiempo para hacer lo que te gusta. Esto también te ayuda a salir de tu circulo académico y tener un aire fresco para volver al día siguiente y continuar con tu investigación.

Come saludable: la mayoría de nuestro tiempo lo pasamos sentados o en nuestros laboratorios haciendo experimentos. Recuerda mantener hidratado, llevar frutas y pasabocas saludables para darte ese empujoncito de energía necesario para continuar con tu trabajo. No olvides desayunar, es la comida más importante y puede ayudarte a ser más productivo. Lo más importante es que recuerdes que el doctorado es un proceso difícil en tu cuerpo, necesitas mantener una alimentación balanceada, no esta mal darse unos gusticos de vez en cuando!

No olvides a tus amigos y familiares: con el paso del tiempo se vuelve cada vez más difícil ver a tus amigos, salir a una cena o por una cervecita pero trata de al menos mantenerte en contacto con ellos a través de mensajes y saca al menos una vez al mes el tiempo de estar con ellos. Finalmente, estas personas son las que están en tu vida para apoyarte y subirte los ánimos en las épocas duras. Incluso, muchos de ellos me han alimentado cuando estoy enferma o en época de mucho estrés!

Planea con antelación tus metas: cada etapa de tu doctorado es única y conlleva nuevos retos. Planea con antelación. Por ejemplo, ¿en qué momento comenzarás a escribir tu tesis?, ¿en qué momento quieres hacer tu propuesta de investigación?, ¿cuántos artículos quieres publicar? y ponte metas a corto y largo plazo. Lo único que puedo aconsejar es que cada cosa que vayas haciendo, la vayas poniendo por escrito, cada artículo que leas, resúmelo en uno o dos párrafos. Ya verás, que al final, estas ahorrando un montón de tiempo valioso a la hora de escribir tus artículos, propuesta y hasta tu tesis.

Finalmente, no hay una fórmula secreta, cada quien encuentra su propio ritmo. Hay etapas donde cocinar se vuelve imposible y tienes que comer afuera, pero hay etapas donde vale la pena hacer el esfuerzo de cocinar y sentirse tranquilo por comer algo saludable y preparado por ti. Me despido en esta frase:

No importa lo buenos que seamos planeando, la presión nunca se va a ir. Así que no lucho contra ella. Me motivo con esta a hacerlo de la mejor forma posible. Benjamín Carson


Y tú,  ¿Cómo has enfrentado el balance entre el estudio y tu vida?

 ¿Haz tenido situaciones donde no puedes con ambos?

No te olvides dejarnos tus comentarios!!

 ¿Te gustaría escribir con nosotras?  Lee más en la sección Escribiendo con Nosotras.

Opt In Image

Porque sabemos que te gusta estar al día con nuestro blog, inscríbete en nuestra lista de correos donde te enviaremos nuestras últimas entradas, noticias y demás actualizaciones que te interesen!

Ayúdanos a difundir!!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on RedditShare on TumblrShare on VKEmail this to someone