Cuando el amor me llevó a Corea

Hace 2 años vivo en Seúl, Corea. Antes de llegar acá, no se me había pasado por la cabeza hacer mi hogar en este lado del mundo. Pero bueno, tu visión de la vida puede cambiar en cuestión de segundos, en un viaje, o casándote con un extranjero.

Conocí a mi esposo cuando estaba en octavo semestre de la universidad. Una de mis amigas había conocido un finlandés 2 días antes y habían concordado una cita en la zona T de Bogotá. Como lo acababa de conocer y no quería ir sola, me rogó y me pataleó que por favor la acompañara mientras, por el otro lado, le enviaba un email al finlandés pidiéndole que llevara un amigo también.

Terminé entonces asistiendo a una doble cita a ciegas en contra de mi voluntad. Yo que me iba a imaginar que ese día, con poco inglés y con mucha timidez, ¡conocería el gringo que hoy en día es mi esposo!

Pasaron 3 años en los que viajamos por 3 continentes, aprendí inglés motivada por el amor, nos casamos en Colombia junto a nuestras familias y nos mudamos a Denver. En Denver vivimos 3 años que representaron retos y nuevos aprendizajes para mí. Llegué a vivir a un país donde no me desempeñaba bien en el idioma, donde no tenía amigos y donde aprendería labores de casa que antes no había aprendido. O intentaría más bien, porque por lo menos planchar todavía me queda grande.

Sin embargo a esos retos, el reto más grande lo pasamos cuando a mi esposo le salió un trabajo en Seúl, Corea, un país que no conocíamos ni el ni yo. ¡Ni siquiera sabía con certeza dónde estaba en el mapa! Mucho menos sabía que, en la década de los 50, tropas colombianas habían viajado casi 15.000 kilómetros hasta el continente asiático para apoyar Corea del Sur en la guerra.

Después de discutirlo y evaluarlo, tomamos firmemente la decisión de mudarnos al otro lado del mundo. Empezamos a ver miles de videos y documentales de la ciudad, a seguir blogs y youtubers. A empaparnos del mundo coreano. Indudablemente ello ayudó por montones, pero ver el mundo en una pantalla no se compara a estar rodeada de la esencia de la cultura coreana, de sus olores, de sus sabores, de su idioma, o de su forma de vivir la vida.   

 

Mudándonos a Corea

Recuerdo que el día que aterrizamos estaba contenta pero a la vez nerviosa y ansiosa de conocer el hogar que tendría para los próximos años. Recuerdo también que mi primer choque cultural lo tuve ahí mismo en el aeropuerto de Incheon: me aterró sentir cómo los coreanos caminaban rápido tropezándote de un lado y otro, como si no andaran con cuidado. Con el tiempo, sin embargo, aprendí que no es por grosería sino porque así están acostumbrados a caminar entre ellos.

 

Idioma

Después de ganarle una batalla al idioma inglés y de llegar al punto donde podía desenvolverme fluidamente en este, me vi rodeada de un idioma con un alfabeto totalmente diferente. Creo que no hay una situación en la que te sientas más vulnerable que aquella donde no sabes qué te dicen, qué dicen las señales en la calle o cómo preguntar hasta lo más sencillo.

Por unos cuantos meses me metí a clases de coreano. Este lenguaje difícil sí que es. Pero más que aprender cómo decir esta cosa o la otra, me gustó haber comprendido un poco más de su cultura. Siempre he creído que aprender una nueva forma de comunicarse no solo implica aprender nuevas palabras, sino también implica aprender una nueva forma de ver las cosas.

 


Vida en la ciudad

Habiendo crecido en la ciudad de Bogotá, me declaro amante de las grandes ciudades. Cosa buena en este caso, si te enteras que el área metropolitana de Seúl alberga 25 millones de habitantes.

Una de los aspectos que más me atrae de una ciudad es la facilidad de transportarse. Y Seúl sí que me enamoró con su extendido, moderno y eficiente transporte público. Puedes llegar a cualquier rincón de la ciudad ya sea en metro o en bus por un precio asequible ($1.5 dólares).  

La seguridad también es evidente. Con decirte que la gente deja con confianza sus pertenencias inatendidas en los restaurantes mientras ordena o va al baño. ¡Eso yo nunca lo había visto!

Aquí tienes todo (bueno, casi todo) a tu alcance. Así como en Colombia, hay mini supermercados en el barrio donde comprar las cosas del día. También hay mercados de fruta y de verduras por las calles. Sin embargo a ello, es difícil conseguir los ingredientes necesarios para preparar comida colombiana… cosa que siempre hace falta.

 

Eso sí, el café colombiano aquí es muy famoso, y si hay algo que me dicen cuando digo que soy colombiana es que tenemos muy rico café.  

El hecho de vivir en el exterior y de estar casada con un extranjero me motivaron a escribir en mi blog Colombian Abroad. Me gusta plasmar esas diferencias culturales que encuentro en los lugares a los que viajo, en los que resido, e inclusive con mi mismo esposo. Quiero, también, poder mantener un vínculo con mi cultura colombiana, y escribir en español es un refugio que me encanta tener estando en semejante lejanía.    

Aunque al principio me costó acostumbrarme a la vida coreana, creo que me hubiera dado mucho más duro si no hubiera ya estado viviendo en el exterior antes de mudarme a Seúl. Cuando te expones a diferentes culturas y a diferentes formas de vivir la vida, con el tiempo aprendes a ser receptivo al cambio. Vas entendiendo que hay otras maneras de hacer las cosas y adquieres nuevos gustos que antes no sabías que tenías. Es un reto, sí, pero vale la pena.  

 


Biografía

Soy Andrea Benavides, colombiana, viajera y escritora. En el 2010 salí de Bogotá con la ilusión de explorar el mundo y, desde ese momento, no he parado de asombrarme diariamente. Lee mis relatos como colombiana viviendo en el exterior en colombianabroad.com.

Salúdame también en las redes sociales de Facebook e Instagram. ¡Por allá te espero!

Blog: Colombian Abroad

Facebook: Colombian Abroad

Instagram: Colombian Abroad


¿Tienes algún proyecto, historia o consejitos? Cuentanos  y ayuda a otro colombiano que le pueda ser útil esa información.

Puedes participar en el blog escribiendo sobre cualquier asunto como colombiano en el exterior o divulgando tu negócio.

¿Te interesa? entérate más en la sección Escribiendo con Nosotras. o  Enlaces Amigos

Anímate

Opt In Image

Porque sabemos que te gusta estar al día con nuestro blog, inscríbete en nuestra lista de correos donde te enviaremos nuestras últimas entradas, noticias y demás actualizaciones que te interesen!

Ayúdanos a difundir!!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on RedditShare on TumblrShare on VKEmail this to someone