Todo empezó en 2019, cuando Marília, que es brasileña, hizo un viaje de vacaciones a Cartagena, donde nos conocimos. Regresó a Brasil y comenzamos una relación a distancia.


A fines de 2019 decidimos que yo, Camilo Hoyos, me mudaría a Brasil en abril del año siguiente. Todo iba bien, cuando el mundo se sorprendió con la pandemia y pospusimos los planes.


La ansiedad y la angustia era un sentimiento diario que nos acompañaba, muchos vuelos cancelados y pospuestos, hasta que en noviembre finalmente logramos aterrizar en Brasil y hacer realidad nuestros sueños, estar juntos y tener nuestro propio negocio.


Mi familia siempre ha trabajado con la cocina colombiana, especialmente las almojábanas, es decir, toda mi vida se construyó siguiendo a mis padres con el negocio familiar.


Actualmente vivimos en Belo Horizonte, una ciudad que tiene muchos colombianos, esto lo descubrimos a través de Pan Bono BH, la fábrica de almojábanas y pan de bono que instalamos aquí.


En medio de varios desafíos, empezando por la pandemia, crisis económica, materia prima para los productos, adaptaciones. Hoy, luego de 3 meses de la empresa, nuestro corazón se llena de alegría cuando vemos a nuestros amigos paisanos emocionarse y recordar buenos recuerdos con cada bocado de nuestros productos y con eso creemos que alcanzamos la meta con nuestras almojabanas.


Estamos comenzando, tenemos muchos caminos por recorrer, pero cuando notamos que somos capaces de aliviar algo de la nostalgia y recuerdos con nuestros productos, nos aseguramos de que estamos en el camino correcto.


Tienes algún proyecto, historia o consejitos?
Cuéntanos  y ayuda a otro colombiano que le pueda ser útil esa información.

Puedes participar en el blog escribiendo sobre cualquier asunto como colombiano en el exterior o divulgando tus proyectos o tu negocio!

Escríbenos!