La vida se encuentra detrás de la zona de incomodidad.

Cuando quise viajar a Francia para hacer mis estudios de Máster, era la primera vez que viajaba a Europa. Y recibí comentarios de amigos y familiares persuadiendome de ser muy cuidadosa porque me iba a encontrar con personas descorteses que me iban a mirar de manera despectiva.

Porque hace mucho frío, porque iba a estar lejos de alguien que me pudiera ayudar en caso de necesitarlo, porque todo es más complicado en otro idioma… Y aunque los escuchaba, yo tenía una seguridad interna que me hacía seguir avanzando, sin importar lo que me dijeran. 

Mi papá había tratado de convencerme de no irme, y al principio pensé en seguir su consejo, porque hacer estudios en Europa simplemente no era algo a lo que nosotros pudiéramos pretender. Yo no sé cómo pero yo si sentía que podía pretender a eso.

Había visto a amigos que se habían instalado en Francia y encontré la fuerza, gracias a su ayuda y ejemplo, de hacerlo a mi manera. Apliqué a 6 universidades en Francia y envié una solicitud de préstamo a Colfuturo. Yo preferí dar un paso hacia adelante e intentarlo, un paso hacia adelante a la vez. Sin que mis expectativas me desviaran, construí mis planes A, B, C, D, y E.

Yo escogí no escuchar las voces de precaución y limitación de otros y escuchar sólo a aquellos que me motivaron, y que creían que era posible. Recibí 4 respuestas positivas de universidades y la aceptación de un crédito beca de Colfuturo.

Elegí la universidad de París II con su programa International Human Resources Management CIFFOP sin pensarlo dos veces. Había aplicado a esta escuela solo por intentarlo y para ser sincera no tenía muchas esperanzas cuando envié mi solicitud, parecía demasiado bello para ser cierto: era el mejor master de RRHH de Francia, impartido en inglés, con estudiantes de más de 16 países, en alternancia (quiere decir que al mismo tiempo que uno estudia, tiene un trabajo, y además de recibir un salario, es la empresa que paga los estudios!!), y además de todo había una excursión a otro país incluida! ¿Cómo puede esto ser posible en este mundo?
(Aquí les dejo el link de este increíble programa para los que quieren hacer un Master de RRHH)


Llegué a Francia y ¡sí! Sucedió todo lo que la gente me había dicho: hacía frío, las personas en el metro olían mal y eran despectivas. La gente era muy cerrada y el tema principal que tenían para conversar conmigo era la serie de Pablo Escobar, Narcos. Tuve muchos problemas con mi permiso de trabajo y con el idioma.

Me sentí impotente, lloré varias veces en la calle afuera de las oficinas de extranjeros, mientras llovía y hacía 3°C. Cambié de apartamento 6 veces en un año y tuve que salir corriendo de los 2 primeros porque la relación con mis compañeros de piso ponía en riesgo mi salud mental. Finalmente desistí de vivir acompañada y me encontré viviendo sola en un estudio de 12m2, en un edificio tan depresivo que con mi vecina lo llamábamos “El hospital”.

El día que llegué a ese mini estudio, identifiqué bichos en el colchón! y los saqué inmediatamente. Fui a recorrer las calles en donde tienen los mercados los inmigrantes, venden vestidos de novia a 100 €, herramientas Made in China, carne Halal y todo tipo de cosas para el hogar. Compré un colchón que logré negociar a 70€ y regresé a la casa en metro con el colchón nuevo en hombros, porque no me quedaba dinero para el taxi.

En la primera empresa que trabajé, en el departamento de recursos humanos, viví un caso de acoso discriminatorio y micro-agresiones por ser colombiana. Dí con jefes narcisistas, ambientes de trabajo tóxicos y en mi segundo trabajo sufrí un burnout, no fue fácil. Me compré una tarjeta de idas al cine ilimitadas e iba al cine sola los domingos (afrontando mi terror de pasar un domingo sola). Para encontrar un poco de compañía, utilicé Tinder un par de veces para confirmar y reconfirmar que las fotos no reflejan la realidad…


Todos los miedos de los que me habían hablado se habían cumplido, pero también se había cumplido todo lo que yo me había fijado como objetivos personales y mucho más.

Aprendí a moverme sola en metro, tren, bicicleta, bus, guiada con un mapa en la mano (algo que en Pereira nunca había hecho). Me gradué de un programa de posgrado 100% en inglés. Encontré amigos de Turquía, Finlandia, España, Polonia, Bulgaria…

Aprendí a cocinar platos franceses, probé vinos, quesos y champagne de todos los colores y sabores. Viajé por Europa sola y con nuevos amigos. Recibí muchos amigos de Colombia en París como guía turística local (que obviamente venían a visitarme a mí y no a la torre Eiffel ;)).

Conocí al amor de mi vida. Sí, la historia de conocer un francés en un bar en París que te susurra palabras al oído que suenan sensual pero no comprendes, y darse el primer beso caminando por las calles iluminadas de París en frente del Sena. ¡Es real!

Aprendí a hablar Francés. Invité a mis padres a mi casa en París, a realizar un viaje que soñaban platónicamente pero que no creían posible. Descubrí la nieve por primera vez. Fui a esquiar, me caí como en las caricaturas y terminé cubierta de nieve. Fui feliz tomando un chocolate caliente mientras veía a las otras personas deslizarse como pros. Estudié lo que siempre había soñado estudiar pero que antes no sabía que existía: Coaching profesional. Decidí dejar el mundo corporativo para convertirme en coach y dedicarme a mi pasión. En fin…

Realicé lo que estaba en mis planes y sigo realizando una cantidad de cosas que ni me había imaginado, pero que me abrí a recibir. Si nunca hubiera dado ese primer paso, nada de esto habría sucedido.Valió la pena el dolor que sentí al dejar la zona de confort (o al entrar a la zona de incomodidad).


Les cuento todo esto porque quiero decirles a aquellos que estén pensando en dar un salto a la zona de incomodidad sea lo que sea que eso signifique: una nueva ciudad, un nuevo trabajo, crear una empresa, iniciar un viaje, empezar o terminar una relación… Que todo lo que se están imaginando que puede ir mal realmente se puede convertir en realidad, pero las buenas noticias sobrepasan las malas sorpresas. Toda la vida se abre frente a ustedes y las oportunidades son tan grandes que por eso no logran visualizarlas antes de dar el primer paso.

Vale la pena arriesgar lo seguro por sus sueños. Y si eso requiere pedir ayuda, no lo duden por un segundo. Los invito a que visiten mi página www.byeee.org  para que encuentren más sobre mí, mis propuestas de acompañamiento y las herramientas que comparto para acercarse cada vez a vivir la mejor vida y alcanzar su mayor potencial.

En Byeee.org encuentran coaching individual y grupal en liderazgo, motivación, inteligencia emocional y productividad. En instagram me encuentran como @paulaariascoac



Tienes algún proyecto, historia o consejitos?
Cuéntanos  y ayuda a otro colombiano que le pueda ser útil esa información.

Puedes participar en el blog escribiendo sobre cualquier asunto como colombiano en el exterior o divulgando tus proyectos o tu negocio!

Escríbenos!