En este texto quiero compartirles mi experiencia como inmigrante y todos los retos que personalmente me ha tocado enfrentar. El 5 de abril del 2016 llegué a Canadá con mi vida empacada en dos maletas y con miles de sueños por cumplir y realizar…

Ese fue el primer reto que tuve que enfrentar en este duro camino, el desprendimiento:

Mi vida ha sido una vida como la de cualquier Colombiano promedio, que le ha tocado luchar muy duro por conseguir sus cosas, trabajar y estudiar al mismo tiempo, aportar en la casa para el sostenimiento, rebuscarse la plata para pagar las cuentas, montar en bus, incluso algunas veces caminar porque o era el pasaje o la merienda para la familia, entre muchas otras cosas, mejor dicho una vida muy austera. Sin embargo, después de un tiempo esos esfuerzos fueron dando frutos y pude construir una vida un poco más estable y tranquila económicamente. Cuando decidí emprender este camino, escuchaba que era muy difícil la adaptación, los idiomas, la validación de estudios, la xenofobia, entre otras cosas. Y como buen Colombiano echado para adelante me dije a mi misma el discurso en el que están pensando ustedes en este momento “nada… pa´delante”, empezar de cero no es problema, en la vida me ha tocado duro, yo soy capaz con eso, etc. Pero definitivamente del dicho al hecho hay mucho trecho. Tuve que elegir lo necesario para empacar en dos maletas, tuve que renunciar a la posición laboral que había logrado con mucho esfuerzo, tuve que dejar a mis amigos, a mi red de apoyo, tuve que dejar la libertad que me daba cosas tan simples como dominar un idioma o reconocer el lugar donde habito pero lo más difícil fue el tener que dejar a mi familia, lo más preciado en mi vida, sin embargo sabía que esto, en parte, era por ellos. Esto suena muy simple y fácil pero los que lo han vivido saben de lo que hablo.

Entonces aquí viene la pregunta que me hacen muchos después de escuchar lo que mencioné anteriormente ¿Porque se fue si estaba tan bien en Colombia? La verdad siempre tuve una posición muy crítica frente a la visión tan miope que tenemos en nuestro país y que además es un mal de muchos otros. A causa de la religión, la corrupción, los intereses personales, creencias etc, nos convertimos en seres incapaces de mirar desde otra perspectiva y juzgamos sin la más mínima vergüenza lo que es diferente. Eso me molestaba y me sigue molestando aunque ahora lo comprendo. Quería salir de ahí, cambiar el discurso, aprender otro idioma, reconocer el mundo a través de otras culturas, creencias y gustos.

El segundo reto al que me enfrenté en este proceso, la paciencia:

En Colombia, por la falta de tiempo, es muy común hacer las cosas rápido, todo es para ayer así que vamos a mil. El aprendizaje se adquiere sobre la marcha pero hay que conseguir los resultados de manera inmediata. Aquí el cuento es a otro ritmo, aunque siempre habrá historias diferentes, desde mi experiencia, el freno de emergencia se activó cuando yo a los 6 meses esperaba ser funcional en un idioma difícil de aprender, en una cultura completamente diferente y además conseguir un trabajo en mi dominio profesional. Me tomó el triple de tiempo solo para defenderme en la interacción con otros, me tomó un poco más estar lista para entrar a la universidad y poder hacer una certificación para tener credibilidad y me tomó el mismo tiempo conseguir un empleo enfocado a mi carrera.

Recuerdo mucho mi primer trabajo como cajera en una farmacia (por cierto no tengo ni idea como me aceptaron porque la entrevista fue un desastre) el gerente me pedía algo y yo le mandaba lo contrario, entendí el 20% del entrenamiento que me hicieron para manejar la caja, los clientes me decían algo y yo les respondía lo que no era, en fin, hoy me rio y me gozo a mí misma pero no se imaginan lo frustrante que era verme en esa situación queriendo hacer lo mejor posible y sentirme limitada por el idioma. O también recuerdo en el primer semestre de universidad cuando tenían intención de participar en clase, organizaba la idea que quería compartir y cuando estaba lista para levantar la mano, el profesor ya había cambiado de tema. Definitivamente aquí aprendí que todo lleva un tiempo y que aunque el proceso depende de ti, no puedes pretender hacer todo de una vez.

Y aunque el aprendizaje continúa, quiero compartirles un último reto que me tocó enfrentar, la humildad:

Sé que cuando uno mismo dice ser humilde con decirlo lo deja de ser pero en este caso lo menciono solo para explicarles la idea. En situaciones tan extremas como las que me han tocado vivir aquí,  he podido darme cuenta de las limitaciones y las oportunidades de mejora que tengo, he descubierto reacciones y emociones que no sabía que tenía y el cómo aprenderlas a manejar me han dado una visión comprensiva ante comentarios soberbios y arrogantes de personas que se encuentran en el mismo proceso que yo. De igual manera, he podido identificar la importancia de ayudar a otros y reconocer esa labor en quienes la hacen sin ninguna pretensión. Interesarme por enriquecer mi corazón y mi alma poniendo al servicio de otros aquello que puedo hacer bien para ayudarles sin esperar nada a cambio, ha hecho que poco a poco me desprenda de etiquetas, pensamientos y paradigmas cargados de intereses y egoísmo.

La lista es larguísima porque esta experiencia me ha dado más de lo que esperaba. Para aquellos que me están leyendo y que tal vez están pasando por una situación similar les quiero decir:

NO DESFALLEZCAN… todo lo que pueden soñar lo pueden lograr. Para mí la clave está en hacer cada día lo que hay que hacer y un poquito más. ¿Cuándo han visto un guerrero sin heridas?

Si quieren que conversemos un poco más pueden contactarme a través de mis redes sociales.

Con cariño

Eliana.

 Eliana Sánchez Pérez

elisanchezperez

 


¿Y tú, haz reencontrado viviendo en el exterior? ¿Cómo fue está experiencia?
No olvides dejarnos tus comentarios!!

 ¿Quieres contarnos alguna anécdota o historia de tu experiencia como [email protected] en el extranjero? Dar algún tip?

¿Te interesa? entérate más en la sección Escribiendo con Nosotras. o  Enlaces Amigos

Opt In Image

Porque sabemos que te gusta estar al día con nuestro blog, inscríbete en nuestra lista de correos donde te enviaremos nuestras últimas entradas, noticias y demás actualizaciones que te interesen!