Una historia de retos

Somos una pareja de novios, Vanessa Cortés que tiene 21 años y yo Andrés Monroy que tengo 24 años, somos de la hermosa y fría ciudad de Bogotá.

Vivimos en República Dominicana desde marzo del año 2016 , llegamos al país porque a Vanessa le propusieron hacer pasantías profesionales en una ONG en Santo Domingo, ella es comunicadora social y aceptó. Por mi parte siempre he trabajado el cocina y hice algunos cursos de gastronomía y culinaria.

Cuando llegamos al país fue un cambio muy brusco, ya que pasamos de vivir con nuestros papas y tener las comodidades que teníamos en Bogotá a vivir solos y empezar de cero, los dos sin ningún apoyo, pues no queríamos ser una carga para nuestras familias.

Los primeros meses trabaje en un Restaurante Colombiano, pero el pago era muy malo y se trabajaban muchas horas, dure sólo dos meses, no aguante, era mucho tiempo y veía que no podía superarme y un día simplemente renuncie.

No sabia que hacer.  Así que decidí  muy a lo colombiano comprarme una neverita de icopor y salir a vender a la calle principal de la zona turística arepitas de queso colombianas, con una cartulina que decía Arepa Colombia a $25 rd que corresponden a  50 centavos de dólar.

Al principio empecé muy feliz, pero con el tiempo, la policía de turismo empezó a molestar con permisos, cuando llovía las ventas eran imposibles y la competencia de comida ambulante era numerosa debido a la migración venezolana, por la crisis a la que se enfrenta ese país.

Teníamos un conocido colombiano, de Barranquilla que sabia que yo cocinaba comida colombiana y me encargo unas arepas rellenas para sus compañeros de oficina, yo se las lleve y le comente a una vecina y ella nos encargo, luego Vanessa en la empresa le comento a su jefe que es paisa y también le hizo un pedido, poco a poco nuestros conocidos colombianos en el país empezaron a pedirnos.

A las personas que les vendimos les gusto, entonces nos siguieron pidiendo, decidimos empezar el negocio por redes sociales a manera muy sencilla, Vanessa armo unos montajes con las fotografías que ya teníamos, creamos las redes sociales y empezamos a publicar  constantemente, las personas nos fueron llamando y así empezamos a ganar clientes, en su mayoría colombianos que residen en Santo Domingo.

Con el tiempo le empezamos a vender arepas a empresas pequeñas para consumo interno, a dos cafeterías y a carritos de comida rápida.  Al comienzo entregábamos los pedidos a pie, después adquirimos una bicicleta y ahora ya tenemos moto. Hemos agregado nuevos productos: Diferentes tipos de arepas y empanadas. Vamos poco a poco, sin necesidad de gran inversión y con mucha ganas de prosperar.

 POSDATA: Nuestro negocio se llama La Purísima, por la virgencita que siempre nos bendice.

 

 

 

La Purísima Arepa es una empresa dedicada a la elaboración de arepas colombianas artesanales, con alto compromiso hacia la gente y estándares de calidad.


Instagram:
La Purisima Arepa /@arepas_lapurisima

Facebook:   https://www.facebook.com/arepaslapurisima/

 https://www.facebook.com/antojitoscolombianosrd/

 


¿Y tú, haz comenzado ha emprender en el exterior? ¿Cómo fue está experiencia?
No olvides dejarnos tus comentarios!!

 ¿Quieres contarnos algún anécdota o historia de tu experiencia como colombian@ en el extranjero?

¿Te interesa? entérate más en la sección Escribiendo con Nosotras. o  Enlaces Amigos

Salvar

Salvar

Salvar

Salvar

Salvar

Salvar

Salvar

Salvar

Salvar

Salvar

Salvar

Salvar

Salvar

Salvar

Salvar

Salvar

Salvar

Opt In Image

Porque sabemos que te gusta estar al día con nuestro blog, inscríbete en nuestra lista de correos donde te enviaremos nuestras últimas entradas, noticias y demás actualizaciones que te interesen!

Ayúdanos a difundir!!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on RedditShare on TumblrShare on VKEmail this to someone