Cuando tomé la decisión de renunciar a todo lo que tenía para irme a algún lugar del mundo junto a mi esposo, por motivos de su trabajo, jamás pensé que sería un reto tan grande de asumir.

Por: Maria Isabel Sánchez (misu)

En algún momento de la vida, todos soñamos con viajar por el mundo, conocer y vivir nuevas aventuras y creemos que es lo mejor que le puede pasar a alguien cuando escuchamos que tienen esa oportunidad. Es una oportunidad que no se puede dejar de vivir, porque no todos tienen ese privilegio y sería una falta de gratitud no hacerlo o aprovecharlo. Y eso fue exactamente lo que me pasó; de un momento a otro, yo me había convertido en esa persona y no sería justo negarme cuando estaba empezando mi vida de casada y mi esposo tenía esta nueva oportunidad laboral.

Al cabo de dos meses, ahí estaba yo; dejando todo para empezar esta aventura, la que siempre se imaginó su vida en Medellín, cerca de su familia, con un trabajo estable y viviendo el día a día en su propio espacio y sin salir de su zona de comfort, estaba empezando una vida que jamás pensó.

El primer reto difícil, fue pasar de trabajar intensamente a decidir qué hacer en ese nuevo lugar, ¿buscar un trabajo?, ¿estudiar algo nuevo?, ¿adaptarse primero a la cultura?, es sentirse de nuevo como cuando uno sale del colegio y no tiene ni idea qué va a ser de su vida. Pero como todo pasa en el momento justo y como si fuera poco semejante cambio, supe que iba a ser mamá y mis dudas se multiplicaron, ¿y cómo es ser mamá estando lejos de la familia, con otro idioma, con estaciones y dónde no conozco a nadie?, eso no era nada comparado con lo que seguía de ahí en adelante.

12829201_1525981604364889_8371921159387268826_oSer mamá implica tener una responsabilidad adicional que es velar por una personita que necesitará todo de ti las 24 horas del día, 7 días a la semana. Ser mamá es una tarea de tiempo completo y esto lo sabemos quienes tenemos hijos y quienes no, más que un “trabajo” adicional es acostumbrarse a un nuevo estilo de vida, un cambio total en tus actividades y en tu rutina. Y es aquí donde empieza la parte difícil de saber cómo aplicar todo esto en otro país.

Actualmente estamos en Suiza, un país bastante costoso donde tener empleada o niñera es una idea que sólo un presidente de una compañía o un millonario podría considerar, donde una persona cobra 25 fr suizos por hora para ayudarte con la limpieza o cuidarte un bebé (1 fr suizo = $3.300 CO aproximadamente), dónde hablan otro idioma, la gente tiene una actitud más individualista y donde te debes adaptar a su cultura, que es completamente distinta a lo que estás acostumbrado.

Es saber qué si quieres salir con tu esposo una noche, la niñera te va a costar más que la salida y que esa niñera debe ser alguien recomendada por otra mamá que ya la conozca, porque no sabrías entonces con quién dejas a tu hijo. Es saber que si quieres trabajar, necesitarías un trabajo de medio tiempo que te permita salir en cualquier momento, porque luego debes ir por tu hijo a la guardería o al colegio y cuyos horarios incluyen hora de almuerzo en la casa, o que si tienes suerte (como es en mi caso)  tu hijo tenga un cupo completo en la guardería y ahí sí puedas aprovechar al máximo los momentos libres para ti.

Es saber que antes de emprender cualquier cosa, debes aprender el idioma y debes tener tiempo para las clases y hacer alguna actividad extra que te permita interactuar con el idioma y poder practicar, es volver a empezar desde cero sin nadie que te de una mano en todas estas cosas nuevas que te toca vivir (en mi caso tengo a mi esposo, que siempre se excede en ayudarme en todo y hasta lo hace muchas veces, mejor que yo).

Es ahí donde empieza la larga lista de cómo hacer que esta adaptación sea fácil, con un bebé y lejos de tu familia, amigos, calor de hogar, la arepa con quesito, las empanadas y todo lo que tenías a la mano y pasaba desapercibido porque siempre estaba ahí. Tener en cuenta por ejemplo la importancia de los abuelos, los tíos o un amigo cercano si necesitas salir de urgencia a hacer una vuelta o debes ir a un lugar donde es más fácil sin coche, pañalera y bebé, que si estás enferma, alguién pueda venir a acompañarte o darte una mano con tu hijo, entre muchas otras situaciones que no terminaría de nombrar aquí.

azulcelestelogoEs por eso que dejé de estresarme con el tiempo para trabajar y retomar mi vida profesional, porque ahora mi único motivo de preocupación es dedicarle este tiempo a mi familia, y en especial a mi hija, en adaptarnos bien a todos estos cambios, en disfrutar esta experiencia con todo lo nuevo, lo diferente, lo maravilloso y lo difícil, que ya llegará el momento de volver a trabajar en una oficina o depronto en un proyecto de emprendimiento personal (como el que estoy empezando ahora ” Azul Celeste”), que no dejé mi carrera para siempre, sino que estoy en otra etapa, tratando de ser la mejor mamá y esposa posible, lejos de mi familia, de mis amigos y de todo lo conocido, pero que no me convierte en una ama de casa desesperada sino en una experta en labores domésticas, infantiles, una excelente cocinera y por qué no… más creativa que antes!

Maria Isabel Sánchez. (misu)

Salvar

Opt In Image

Porque sabemos que te gusta estar al día con nuestro blog, inscríbete en nuestra lista de correos donde te enviaremos nuestras últimas entradas, noticias y demás actualizaciones que te interesen!

Ayúdanos a difundir!!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on RedditShare on TumblrShare on VKEmail this to someone