A pesar de que son casi cinco años que mi princesa partió de su hogar, es imposible dejar de pensar cada día en la hija tan especial que tengo, todos como humanos tenemos fortalezas y debilidades, pero sus cualidades y sus virtudes la hacen sobresalir entre muchas jóvenes de su edad. Su distancia no ha sido impedimento para dejar de ser las buenas amigas que desde niña somos y de una forma desinteresada en  los momentos alegres, tristes o difíciles.

Cuando tomo la decisión de partir para tan lejanas tierras mi corazón se partió en mil pedazos, nunca pensé que aquella princesa que era todo para mi  partiera en busca de su felicidad renunciando a su país, cultura, familia, amistades, trabajo y a un olorcito de chorizo, chicharrón, sancocho y arepa  antioqueña, adicional a unos padres y hermanos con los cuales compartió la experiencias maravillosas de cada etapa de su vida recibiendo su formación moral y social lo que le ha servido para ser una colombiana berraca, responsable, amorosa, y una excelente ama de casa.

Imposible negar el pánico que sentí con su partida, pero hoy en día la veo tan feliz con el hogar que formo con Tal Mimran, quien ha hecho todo lo posible para hacerla sentir bien en un país totalmente desconocido, ha llenado su corazón del más puro sentimiento que una mujer puede sentir SER MAMÁ; si mamá de una pequeña criatura  que pronto cumplirá sus dos anitos de vida, se llama Daniel y llego en uno de los momentos más tristes de mi vida, la perdida de mi madre, el con su ternura e inocencia ha mitigado un  poco mi dolor.

 

 

También quiero resaltar el detalle más hermoso que mi princesa ha tenido desde que marcho y es que a las 4 pm hora colombiana recibo el siguiente mensaje: ” HASTA MANAÑA MAMITA LOS AMO Y EXTRAÑO BESITOS” Y PIDE LA BENDICIÓN.

En estos momentos al escribir estas líneas me encuentro de paseo con mi esposo y con mi hijo Camilo acá en Israel compartiendo y disfrutando en familia por tres meses, quizás para algunos este tiempo suene como mucho pero para una madre es corto para estar en familia, partir nuevamente será difícil pues controlar el sentimiento de tristeza no es fácil, sin dejar de entender que mi princesa encontró su felicidad donde menos lo pensó y nosotros los padres tenemos que dejar volar a nuestros hijos donde creen o esperan ser felices, solo me resta encomendarlos a Dios para que los proteja y sigan siendo felices, que siempre reine la paz, la alegría, que sean perseverantes y juntos compartan los desafíos de la vida, que se respeten siempre y que valoren en el otro la acción de la armonía que existe en cada uno.

MI PRINCESA TE AMO!

Opt In Image

Porque sabemos que te gusta estar al día con nuestro blog, inscríbete en nuestra lista de correos donde te enviaremos nuestras últimas entradas, noticias y demás actualizaciones que te interesen!

Ayúdanos a difundir!!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on RedditShare on TumblrShare on VKEmail this to someone